28 junio 2018

La carta que envié a una niña en Irak

Georgina, de Médicos Sin Fronteras

Nunca he querido olvidar algo tan desesperadamente como el recuerdo de la primera vez que te vi. Había atendido a seis pacientes en una hora. Entonces te trajeron al único espacio libre que quedaba en la sala de urgencias. El tuyo era uno de los dos pequeños cuerpos destruidos por la guerra que había tumbados en una camilla de acero para adultos; el otro era el de tu hermanito.

Estabas casi sin vida, con lesiones que podrían resultar fatales. Trabajamos tan duro y rápido como fue posible para estabilizaros a ambos, mientras mis colegas solicitaban que nos permitieran llevarte a un lugar donde pudieras recibir una atención integral.

La medicina puede volvernos estoicos, desapegados y emocionalmente desconectados. Pero en un instante de calma me detuve junto a tu cama y, al reposar la mano en tu cabeza, por unos momentos perdí esa rigidez.

Insinuar que tuviste suerte ese día es desagradable y totalmente ofensivo. Resultaste gravemente herida en una explosión que mató a tu mamá y a tu otro hermano. Eso no es tener suerte.

Sin embargo resultó afortunado que las autoridades nos permitieran pasar una ambulancia. Te estabilizamos lo mejor que pudimos y os acomodamos a los dos en el vehículo, junto a un tercer niño de 11 años. Os despedimos con nervios.

Después, recibía rumores, informes poco claros e incompletos sobre tu situación. “Está viva”, “tiene lesiones cerebrales graves”, “sin familia”.

Al cabo de dos semanas, yo fui la afortunada. Te busqué y te encontré en un hospital a dos horas de distancia. Entré con temor en la habitación. Dormías un sueño infantil y con la mano protegías instintivamente a tu hermano pequeño, tu aliado. Y luego despertaste. Te vi enérgica; jugabas y me abrazaste. Es el recuerdo más precioso que guardo de una experiencia que me abruma en todos los sentidos.

Tengo que confesar que, el día que nos conocimos, tuve problemas para soñar que tendrías un futuro. Ahora, puedo reunir la suficiente esperanza.

Espero que algún día, contra todo pronóstico, tu mayor preocupación sea por qué colina de pasto rodar, cómo patear una pelota más fuerte que tu hermano o cómo negociar irte a la cama más tarde para jugar un rato más. Una vida donde “terrorismo suicida”, “desplazamiento interno” y “refugiado” sean palabras casi inexistentes. Sobreviviste y tengo la esperanza de que prosperes en el futuro.

Este es un extracto de la carta que nuestra compañera, la doctora Georgina Woolveridge, escribió a una niña víctima de un ataque suicida en Irak. El esfuerzo y la esperanza que describe por salvar su vida es la esencia de Médicos Sin Fronteras. Trabajamos y dedicamos nuestras vidas a asistir a personas amenazadas por conflictos armados, violencia, desastres naturales o exclusión extrema. Nuestros 487.109 socios nos permiten ser independientes de cualquier poder político o económico. Únete a nosotros. Hazte socio de Médicos Sin Fronteras y contigo seremos más fuertes.



Médicos Sin Fronteras vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario