14 julio 2018

Ningún niño debería ser soldado

Estos dibujos en Bentiu representan a niños con walkie-talkies imitando a soldados patrullando/
Médicos Sin Fronteras
Niños que vuelven a ser niños

Médicos Sin Fronteras

Me llamo Alexandra Bagney, soy psiquiatra en Médicos Sin Fronteras y acabo de regresar de Sudán del Sur. En Yambio, una ciudad en el suroeste del país, hemos abierto un proyecto para atender a los ex niños soldado.

Su historia es terrible.

Son niños reclutados a la fuerza, obligados a cometer actos de extrema violencia, forzados a presenciar agresiones físicas y psíquicas. A veces incluso las sufren ellos mismos.

Y todas estas barbaries, las suelen vivir antes de cumplir los 10 años.

Como psiquiatra, me ha impactado descubrir cómo estos pequeños han vivido separados de sus familias durante meses o años, en condiciones precarias, expuestos a todo tipo de riesgos, sin ir a la escuela, sin cuidados médicos ni una alimentación adecuada.

Ahora, su mayor deseo es reintegrarse en su familia y regresar a la escuela para poder tener un futuro. Y es que, a pesar de las situaciones que han vivido, su capacidad de superación de la adversidad es impresionante.

Con tu ayuda, podemos ofrecerles la atención médica y psicológica que tanto necesitan y trabajar para que se recuperen y se sientan fuertes para superar los retos del futuro.

Así, volverán a ser los niños que nunca debieron dejar de ser.

Te aseguro que la mayor recompensa es ver cómo recuperan su alegría y sus ganas de vivir.

Además, con tu colaboración también responderemos a muchas otras necesidades humanitarias de la población sursudanesa. Por ejemplo, mediante programas contra la desnutrición, que afecta a más de cuatro millones de personas en el país.

Si puedes, ayúdanos y haz un donativo. Con 60 € trataremos, por ejemplo, a cuatro personas con estrés postraumático durante tres meses.




Médicos Sin Fronteras vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario