29 octubre 2018

Libertad, Igualdad, Fraternidad y Solidaridad

Eleanor Roosevelt sosteniendo una copia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en español/ Dominio Público
RBlanco

Este articulo comencé a escribirlo en respuesta a un vídeo publicado por Pedro Sánchez en su perfil de FB sobre su intervención en el ‘Forum per l´italia’ organizado por el Partido Democrático italiano en Milán. Pedro, en una parte de su discurso, hizo referencia a las tres bases de la Revolución Francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad. Por otra parte, una individua se atrevió a publicar un enlace a una página de un partido nazi en un comentario mío en otro post de Pedro. Sobre esto y sobre el título va es artículo.

Libertad, porque todos los seres humanos nacemos libres, Igualdad porque todos nacemos con los mismos derechos, Fraternidad porque todos somos hermanos o como tales debemos tratarnos y, la cuarta pata del socialismo, Solidaridad con aquéllos que huyen del hambre, de la miseria, de los abusos, de la tortura o de la guerra. No podemos usar países-frontera de dictadores sangrientos, como tenían planificado los nazi-arios en el año 2000 y que la UE está cumpliendo hoy. A los españoles, alemanes, italianos, rusos y un largo etc, se nos acogió en América Latina y Brasil como hermanos y así debemos acoger nosotros hoy a quienes se ven en la mismas circunstancias que nosotros ayer. No hagamos buena una doctrina sangrienta e insolidaria. Volvamos a educar a la ciudadanía en esos valores tan socialistas: Libertad, Igualdad, Fraternidad y Solidaridad. Las bases de la Revolución Francesa a las que hay que añadir la solidaridad del siglo XX y que tan necesarias son en el Siglo XXI.

Un Siglo que creíamos sería el de la igualdad y en el que nos hemos encontrado con la vuelta no solo de la extrema derecha, no, porque este es el disfraz del lobo; detrás de la extrema derecha se encuentran escondidos el fascismo y el nazismo, ideologías que se aprovechan de la democracia para acceder al poder y una ver alcanzado éste, instaurar la dictadura. La única diferencia entre ambos es que el fascismo elimina indiscriminadamente a todos los que no piensan como ellos; los nazis eliminan a quienes no piensan como ellos y a los que no son arios.

Muchos piensan que colaborando con ellos, lograrán sus fines y, además, salvarse en un hipotético triunfo del fascismo y del nazismo. Que estudien que pasó con los judíos que colaboraban con los nazis: murieron gaseados igual que aquéllos a quienes delataban. Comento esto, porque, alguien se ha atrevido a poner en la página de Pedro Sánchez en FacebooK un enlace de Democracia Nacional, un partido nazi, legalizado porque sus estatutos están adaptados a la democracia por los pelos. Para que un partido pudiese ser legal habría que, visto lo visto, mirar también sus acciones.

Los socialistas debemos reivindicar los valores socialistas y nunca ceder a las ideas conservadoras, como ocurrió en Estados Unidos, cuando el ataque terrorista del 11-S, en que el partido demócrata actuó como los Republicanos. Perdieron su esencia y ahora los gobierna un loco de extrema derecha. Lo mismo que en Europa se fueron acomodando y fueron dejando su socialismo por el camino y ahora vemos el resurgir del fascismo y del nazismo. Hay que atreverse a llamarlos por su nombre. Y hay que atreverse a hacerles frente.

RBlanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario