domingo, 27 de enero de 2019

Augurio

Mutilación Genital Femenina/ Foto: World Vision
Eloisa, de World Vision

A veces un augurio se queda simplemente en eso, en una premonición que no se cumple. Pero Beverline sabía con certeza lo que le iba a ocurrir: un miembro de su familia le practicaría ablación para poder casarse.

En algunas zonas de Kenia aún se considera que una mujer solo es digna de casarse si está mutilada. Berverline tenía su matrimonio ya pactado siendo menor, y por ello semanas antes de la boda le practicaron la ablación en contra de su voluntad.

Antes de la boda y en un acto de valentía, esta joven se escapó de casa y corrió en mitad de la noche buscando a alguien que la ayudara. Beverline denunció a sus padres en la policía y fue acogida en la escuela de World Vision en Marigat, Kenia, donde junto a otras niñas continuó con su educación.

Como ella, 3 millones de niñas sufren ablación cada año porque su familia aún considera que esta práctica es necesaria para tener un buen futuro. Necesitamos educar a las familias para que todas las niñas tengan una oportunidad en la vida, sin mutilación genital ni matrimonios forzados. World Vision está presente en los países en los que la ablación es una práctica arraigada y común entre las familias, allí desarrollamos proyectos para educar comunidades enteras donde intervienen líderes religiosos, padres, madres y las propias niñas.

Nuestro augurio es que podemos ayudar a las niñas a que no tengan que pasar por estas prácticas abusivas.

¿Cuál es el tuyo?

World Vision vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario