12 enero 2019

¡Pardillos! ¡Pardillas!

RBlanco

Antes de la elecciones andaluzas, comenzaron a circular en los grupos del PSOE -no se si de otras formaciones políticas de izquierdas-, mensajes pidiendo que -en el caso del PSOE-, no se votase a Susana Díaz por lo que le había hecho a Pedro Sánchez el 1 de octubre de 2016. A pesar de ver que Pedro había pasado página y de las llamadas de otros y otras socialistas, pidiendo que, como Pedro había hecho, se pasase página, por el bien de la ciudadanía andaluza en general y del PSOE en particular, los mensajes seguían circulando y muchos socialistas, por lo que se ve, hicieron caso al mensaje de la venganza.

El hecho es es más de 400.000 andaluces y andaluzas se quedaron en casa, mientras los nazi-fascistas salieron en tromba a votar, con el consiguiente desembarco del nazismo en el gobierno y parlamento andaluz.

Viendo la táctica llevada a cabo por la pata nazi del #trifachito, de meterse en perfiles de izquierda para meter cizaña -en lo que son unos maestros-, mintiendo y apelando a vengarse de la "compañera" Susana y, de paso, hacer lo mismo en otras autonomías en las que gobierna el PSOE. Estamos viendo, decía, que la insidia y la llamada a los instintos más primarios del ser humano como la incentivación del odio, la venganza, la inquina entre quienes defienden, o dicen hacer, unos valores socialistas y humanos..., le han dado un resultado más que bueno al nazi fascismo.

Estoy recordando una respuesta de Abascal a Pablo Echenique ante un supuesto "zasca" de éste último: “¿Estás seguro que ha sido un zasca?”.

Mucho me temo que el zasca nos lo estamos llevando nosotros y nosotras, compartiendo -sin saberlo por las redes sociales- su ideología miserable. Mientras no defendamos el socialismo unidos y sin fisuras, cada día tendrán más adeptos y, lamentablemente, adeptas.

RBlanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario