05 febrero 2019

03: Poder

Foto: World Vision
Eloisa, de World Vision

Fatiah con tan solo 8 años sufrió mutilación genital de la mano de su madrasta. Ahora con 38 años, es ella misma la que se niega a que su hija de 11 tenga que pasar por esa situación.

Fatiah ha tenido 10 hijos de los cuales solo 6 han logrado sobrevivir. En su décimo parto sufrió graves daños físicos, que pudieron deberse a la ablación que sufrió de niña, y por esta razón fue aislada de su familia y su comunidad. Cuando esta madre escuchó hablar del trabajo de World Vision con mujeres que sufrían las consecuencias físicas y psicológicas de la ablación, acudió a pedir ayuda.

Fue sometida a una operación exitosa de la que salió llena de fuerzas para luchar contra esta práctica en otras mujeres y niñas, empezando por su propia hija, ya que nadie más que ellas mismas deben tener el poder sobre sus cuerpos.

“Hay que aprender de los errores del pasado y estoy segura de que cuando se les enseñe los problemas que conlleva esta práctica, la gente cambiará”, nos dice esperanzada Fatiah.

Desde World Vision trabajamos para ayudar a todas las niñas y mujeres a luchar por sus derechos y terminar con este tipo de violencia. Gracias al apadrinamiento podemos darles una oportunidad de futuro.

¿Te imaginas ayudar a que una niña de Mali no sufra la ablación? Puedes hacerlo: apadrina ahora, cambia su futuro.


World Vision vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario