20 febrero 2019

Corrupción, impunidad y violencia

Entreculturas

Honduras apenas ocupa titulares en la actualidad internacional. Y cuando lo hace es porque una desgracia asola el país, ya sea en forma de huracán Mitch, de golpe de estado, como el del 2009, o por el triste asesinato de la líder indígena Berta Cáceres.

Ahora es la caravana de migrantes hacia EEUU la que vuelve a poner en el mapa a un país castigado por la indiferencia internacional. Pero también por la pobreza, la corrupción, la violencia, la impunidad y la constante falta de respeto a los derechos humanos.

La desigualdad y la concentración del poder económico en un pequeño porcentaje de la población explican buena parte de los problemas del país. La corrupción generalizada y la impunidad dejan además en situación de indefensión a la mayoría de los hondureños.

De los 9 millones de habitantes, 6 millones viven en la pobreza y de ellos, el 45% en la pobreza extrema. Lo que significa que viven con menos de un dólar y medio al día. Y donde la violencia se extiende cada vez más, a través de las bandas juveniles o maras.

“Nos han robado tanto que hasta nos han robado el miedo”, es una frase que resuena en un país que, sin estar en guerra, soporta una tasa de homicidios superior a los lugares en conflicto. Historias como la de Teresa, cuyos padres fueron asesinados por las maras, que la amenazaron de muerte y que durante su huida en tren a México fue atacada y mutilada por los narcotraficantes, forman parte del día a día en Honduras.

Y sin embargo, el pueblo hondureño no se rinde. En medio del miedo y la incertidumbre, sigue siendo ejemplo de hospitalidad, cercanía y alegría y demuestra ser una sociedad luchadora, capaz y que no pierde la esperanza.

Por eso desde Entreculturas acompañamos la labor de la Compañía de Jesús en Honduras impulsando proyectos de educación y de formación a colectivos vulnerables, así como programas de apoyo a niñas víctimas de la violencia sexual.

Porque aunque no salgan en los medios, los niños y niñas hondureños también merecen tener una infancia. Y las jóvenes como Teresa, un futuro lejos de la violencia y con oportunidades. Ayúdanos a hacerlo posible.

D o n a ›
91 590 26 72

Entreculturas vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario