12 febrero 2019

Rodeados de pandillas

Foto: Médicos Sin Fronteras
Ariane, de Médicos Sin Fronteras

Para muchas personas en El Salvador, cambiar de barrio para ir al médico es un ejercicio imposible. Las fronteras invisibles impuestas por la rivalidad entre las pandillas han provocado que muchas comunidades y sus poblaciones no tengan acceso a los servicios sanitarios.

La violencia, como tantas otras veces, actúa como enemigo de la salud.

Las pandillas o maras son grupos criminales enfrentadas entre sí y a las fuerzas de seguridad del Estado, cuyo conflicto ha convertido a El Salvador en el país más homicida de Centroamérica y uno de los más peligrosos del mundo.

Los habitantes de muchas comunidades como Concepción, en la capital del país, no pueden acudir a la unidad de salud que les corresponde por estar ubicada en un terreno dominado por las pandillas contrarias a los de la zona.

Para responder a este grave problema, el año pasado empezamos a ofrecer servicios de salud esenciales a las comunidades más marginadas.

La población cada vez confía más en nuestra labor: saben qué hacemos y existe una confianza mutua que no deja de crecer. Para llegar hasta ellos, trabajamos con brigadas móviles y servicios de ambulancia desde las que ofrecemos servicios de medicina general, salud sexual y psicología clínica. A su vez, trabajadoras sociales realizan seguimientos y referencias a pacientes a otras instituciones. También realizamos una intervención integral en salud mental articulada con trabajo comunitario.

En algunas zonas especialmente peligrosas, somos la única organización que atiende a la población. En este sentido, otro de los aspectos positivos de nuestro trabajo es que, gracias a la coordinación que hemos logrado con la propia comunidad, el personal del Ministerio de Salud ha vuelto a operar en zonas donde ya no lo hacía por razones de seguridad.

No es fácil trabajar en contextos donde la violencia está tan enquistada. Sin embargo, es imprescindible: la población necesita poder acceder a servicios de salud esenciales para sus vidas. Ese es nuestro compromiso y, gracias al apoyo de nuestros socios, podemos seguir haciéndolo. Cada ayuda es fundamental. Por eso, te necesitamos Rita. Hazte socio de Médicos Sin Fronteras >>>



MSF vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario