sábado, 30 de marzo de 2019

Prejuicio nº 7

RBlanco

Sobre el año 2003, un nazi llamado Guderian, comenzó a publicar en los news groups -predecesores de las las redes sociales-, los siete prejuicios que se tenían sobre el nazismo. Los seis primeros eran una versión bucólica del nazismo y de la raza aria que producían náuseas. Es lo que recuerdo sobre ellos. El número 7 y último es el que mejor recuerdo, porque pretendía dar una imagen terrorífica de Europa. De La Europa Aria.

La he recordado ahora porque el nazi Abascal al parecer también la ha leído y parece querer seguirla.

Se trataba de rodear Europa de una especie de muro donde dentro de él convivirían quienes demostraran ser de pura raza aria. Ellos, dedicados a trabajar para ganar el sustento de la familia y ellas, dedicadas a las tareas de la casa y a procrear.

Detrás del “muro de la pureza aria” -esto lo pongo yo. Pero es que la idea era esta-, habría una zona en la que vivirían las razas blancas no arias que se dedicarían a trabajar para los arios y para ellos. Dentro de este segundo muro, vivirían, lógicamente los blancos no arios y las mujeres y hombres arios que se mezclasen con los blancos.

Ellos no hablaban de muros, sino de zonas. No recuerdo como llamaban a los blancos de la segunda zona.

Después de la segunda zona, habría una tercera que correspondería a los gusanos, a la escoria -así calificaba Guderian y otros nazis- a los negros, judíos y demás razas. Serían los esclavos que servirían -aquí me falla la memoria y no recuerdo bien si a las dos zonas o a la segunda zona-. Sabiendo el asco que a esta tercera clase de no humanos, de seres inferiores que les tienen la “raza de las razas”, casi podría afirmar que estarían al servicio de la segunda zona.

El muro que pide el nazi Abascal es lo mismo que citaba Guderian, lo mismo que ha hecho Trump entre México y Estados Unidos, casi lo mismo que ha hecho Israel en Cisjordania y Gaza. En estas últimas dos ciudades, ahogando de tal manera a los palestinos, que les es cada vez más difícil vivir. Yo recuerdo estudiar en la escuela los mapas del mundo y recuerdo un mapa en el que Israel era del mismo tamaño que Palestina. Mis nietos, supongo, ni sabrán que existió Palestina.

Ese ahogo al que Israel somete a Gaza, es el mismo que pretenden los nazis de Marie Lepen, Abascal y compañía, disfrazados de ultraderechistas. No le creáis. Son nazis. En España se disfrazan de franquistas tras las banderas constitucionales o tras las de pajarraco. Dentro de nada se mostrarán tras las esvásticas y las banderas del partido nazi con su Parteiadler -aguilucho con las alas abiertas-.

Barreras, muros, fronteras. Impedir que los seres humanos, sean del color que sean, del origen que sean, de la condición e ideales que sean, puedan circular libremente por un mundo que es de todas y todos y que nos pretenden arrebatar unos lunáticos que ya estuvieron a punto de destruirlo una vez.

RBlanco


No hay comentarios:

Publicar un comentario