09 agosto 2019

Lo que ellos dicen vs. la realidad

Miguel Rivas | GP México

Hoy fui al súper, y encontré 5 artículos “in-reciclables”.

Vamos más despacio, al pasillo de las botanas. Las bolsas de papitas están hechas de papel metalizado de aluminio con PVC. El cual no se puede reciclar pues es muy difícil separar este material y los centros de acopio no lo reciben.

Si continuamos, nos topamos con el corredor de higiene personal. Los tubos de la pasta de dientes que usamos a diario no son reciclables debido a que están hechos de múltiples plásticos laminados y aluminio.

Los componentes de los encendedores desechables que usamos para prender estufas, calentadores de agua o velas en el hogar no son recuperables.

En cada pasillo del súper, encontré decenas de envoltorios plásticos de alimentos y envases de colores o serigrafiados. Debido a que algunos de estos empaques no indican el tipo de plástico del que están hechos, es prácticamente imposible dividirlos. Y si no se separa, no se recicla.

Gracias al estudio realizado por Greenpeace, revelamos que en México, solo el 6% del PET que se produce llega a reutilizarse. Esto quiere decir que toneladas de este material se quedarán por años en nuestro planeta, contaminando los suelos en los que crecen nuestros alimentos, los mantos de agua de los que bebemos e intoxicando a las criaturas marinas.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), si no actuamos, para 2050 habrá más plástico en el mar que peces. Debemos detener la contaminación plástica desde su origen: la sobreproducción. Por esto, estamos en el Senado de la República exigiendo que las empresas hagan su parte, así como tú haces la tuya. Es urgente actuar. Únete ahora.


Miguel Rivas

Greenpeace México

GP México vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario