miércoles, 9 de octubre de 2019

Estas tortugas están peligro

Greenpeace

La vida de las tortugas marinas no es nada fácil. Menos de 1 de cada 1.000 crías consigue sobrevivir hasta llegar a edad adulta. Primero tienen que llegar al mar antes de que depredadores naturales como aves o cangrejos las cacen y, una vez allí, se enfrentan a más peligros.

Es nuestro deber no interferir ni ponérselo más difícil, pero la realidad es que el ser humano ha empeorado la situación de las tortugas marinas con amenazas como el plástico, la sobrepesca, el cambio climático o el petróleo.

La última parada de nuestro barco Esperanza en su expedición de polo a polo ha sido cerca de la región donde se encuentra el arrecife de coral del Amazonas, que funciona como ruta migratoria para varias especies de animales marinos como la ballena y las tortugas.
Imagen: Greenpeace

Allí nos hemos encontrado un paraíso sumergido que, a pesar de su reciente descubrimiento, ya está amenazado. Las políticas de Bolsonaro no solo ponen en peligro la selva amazónica: gracias a su agenda anti-ambiental estos preciosos arrecifes de la costa norte de Brasil pronto podrían abrirse a la exploración de petróleo. La compañía petrolera BP ya tiene planes para perforar en esta región desconocida.

Si esto ocurre, las consecuencias de un posible vertido serían devastadoras para el medio marino y las especies que lo habitan. Un derrame de petróleo no conoce fronteras y no se detiene cuando llega a aguas internacionales. El petróleo se transportaría siguiendo las mismas rutas que utilizan las tortugas.

Necesitamos un Tratado Global de los Océanos que declare grandes espacios protegidos que permitan proteger los recursos marinos y mantener unos océanos sanos. ¡Ayúdanos a conseguirlo! Esta expedición está financiada por personas como tú que hacen posible que seamos 100% independientes de empresas y gobiernos. Únete a Greenpeace.

Teléfono: 900 535 025

Greenpeace vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario