20 noviembre 2019

Nos llega este email desde terreno..

Ariane, de Médicos Sin Fronteras

Como en Somalia, las fuertes inundaciones de las últimas semanas están afectando gravemente a países cercanos como Sudán del Sur.

Allí, nuestro hospital está cubierto de agua y lodo. Tratamos de salvarlo del agua, costase lo que costase. Y por si esto fuera poco, ahora corremos el riesgo de que aparezcan enfermedades transmitidas por el agua como el cólera, lo que puede hacer mucho daño a la población.

Nuestra compañera Benedetta Capelli, responsable médica en Pibor, nos escribe este correo desde Sudán del Sur:

RE: Benedetta Capelli
Asunto: Otro traslado para salvar nuestro hospital
Las inundaciones no son nada nuevo en esta zona de Sudán del Sur, por lo que teníamos un plan en caso de que nuestro centro estuviera en riesgo. 
Pero no teníamos idea de cuán serio iba a ser esto.
Cuando el agua comenzó a invadir el quirófano de nuestro hospital, tuvimos que cerrarlo y empezamos a estar seriamente preocupados. Todos los días, el agua subía de 10 a 20 centímetros.

Para nuestro personal de Sudán del Sur, la angustia se duplicó. Todos estaban preocupados por sus vidas y sus hogares se inundaron. En el momento en que vimos el agua infiltrarse en las nuevas tiendas ubicadas en las zonas 'seguras', decidimos buscar otro lugar para nuestro hospital.
Las autoridades nos encontraron un espacio en el mercado de Pibor y, los días siguientes, desmantelamos el hospital y lo trasladamos, pieza por pieza, a la nueva ubicación.
Nuestro equipo estaba agotado.
Ya no nos sentíamos seguros durmiendo en el complejo hospitalario. El agua llegaba por todos lados. Nuestra última noche, todos dormimos juntos en el contenedor más alto. Tuvimos que remar en un bote de plástico para llegar a los baños. Todo el recinto se había convertido literalmente en parte del río.
Después de evaluar muchas posibilidades, hemos decidido trasladar a la localidad de Tenet nuestro gran hospital modular hinchable, que cuenta con varias salas y con un quirófano.
Otro traslado para salvar nuestro hospital.

La población necesita ayuda urgente. Las enfermedades transmitidas por el agua son un problema de salud importante, y de todas ellas, el cólera es el mayor temor. Ya se estaba produciendo un brote de sarampión, y nos preocupa que el número de casos pueda aumentar. También estamos viendo un aumento en los casos de malaria y pacientes con mordeduras de serpiente, ya que estas también están buscando refugio en las pocas zonas secas que quedan.
No tenemos idea de cuánto durarán las inundaciones (en 2017, las aguas tardaron tres meses en desaparecer) y, en este momento, el nivel del agua sigue subiendo. La situación es muy complicada y nosotros solos no podemos llegar a todo.

Cada hospital que levantamos gracias al apoyo de nuestros socios y nuestras socias es una oportunidad para llevar atención sanitaria a la población que más lo necesita. De ahí que salvar un hospital en medio del agua se convierta en una cuestión vital para nosotros.

Ayúdanos a ayudar. Hazte socio de Médicos Sin Fronteras.



MSF vía email

No hay comentarios:

Publicar un comentario