24 junio 2020

El discurso provocativo de los nazi-fascistas

Alacrán /Foto de andrey_barsukov en Pixabay
RBlanco

Los nazi-fascistas, tanto a través de la redes sociales como desde el parlamento, están destilando un discurso ponzoñoso y provocativo, con la intención de multiplicar y expandir sus tentáculos sobre una sociedad un tanto despistada sobre este tipo de alacranes venenosos.

Un día, se encontraron una rana y un alacrán en la orilla de un río. Ambos pretendían cruzarlo, pero había un problema. El alacrán no sabía nadar y la rana no se fiaba de él. Después de un rato, el alacrán le pidió a la rana que lo trasportara en su lomo y que así pasarían los dos el cauce del río. La rana se negó -acertadamente-, pues temía que una vez en el río el alacrán la mordería y ese sería su fin. Pero el alacrán le dijo que cómo iba a morderla, ya que si lo hacía también moriría él, pues no sabía nadar. Al fin, la rana se convenció y dejó que el alacrán se subiese a su lomo. Pero en la mitad del cauce, el alacrán le picó a la rana, y cuando ésta le preguntó porqué lo había hecho ya que él también se moriría. El alacrán respondió: "Es mi seña de identidad".

Al igual que el alacrán, la seña de identidad del nazi-fascismo, es hacer daño. Daño a todo aquél que no comulgue con su ideología. Daño a todo aquel que no sea racista, xenófobo, aporofóbico, antidemócrata, anti todo. Odian al individuo y la diversidad. Son nazionalistas y se dicen patriotas, pero hacen lo posible para hundir a su nación y a su patria y a quienes la habitan, porque solo se quieren a ellos mismos: los arios muy arios.

Hoy, al acceder a Twitter me encontré que una de la jauría nazi-fascista era Trending Topic con más de 56 mil twists o retwists, debido a un discurso -que no he visto-, al parecer provocativo e insultante. A veces es difícil no responder a provocaciones. A sabiendas yo caigo muchas veces en ellas. Pero es lo que buscan: provocar para que su porquería, su mierda elitista, su estulticia tenga la mayor difusión posible. Por favor, no entréis en sus provocaciones, porque si lo hacemos lo único que lograremos será expandir su mensaje de odio.

56 mil retwists, quiere decir que al menos unas 500 mil personas han visto ese discurso deleznable. Pero quiere decir más. Que entre esas más de 500 mil personas, algunas de ellas queden convencidas de que lo que dice esa alacrana es cierto. Nada más lejos de la realidad, pero esa gentuza sabe como manipular a la sociedad. Los nazis lo hicieron en casi toda Europa, los fascistas también lo lograron en Italia y los nazi-fascistas de Franco, hasta hace nada lo consiguieron en España. No les hagamos el juego de nuevo. No dejemos que vuelvan a conculcar nuestros derechos ni los de nuestros hijos o nietos.

No les hagamos su campaña gratis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario