05 julio 2020

La vida perra del Thor II

El Thor cuando fui a verlo
a Pontedeume/ Foto: Manuel J.R.B
RBlanco

Tras cuatro o cinco meses después de serle amputada la pata trasera derecha, al Thor le volvieron a salir dos bultitos en el muñón de la pata amputada.

Mi marido lo volvió a llevar a la clínica y le hicieron una citología. El veterinario le dijo a mi marido que la prueba no estaba muy clara, ya que no quedaba claro que el cáncer se hubiese reactivado o que ya no lo tenía. Le dio tratamiento para unos días y volver a hacerle la prueba.

Aproximadamente al mes de hacerle la citología, el bulto creció de forma alarmante. Era más grande que un puño y el Thor estaba muy triste y deprimido. Le dije a mi hijo que lo llevase de urgencia a la clínica porque el Thor sino se moría del tumor, se iba a morir de tristeza.

Lo llevaron al día siguiente y al veterinario no le gustó nada ni su aspecto, ni el bulto. Les dio un nuevo tratamiento y les mandó que volviesen al lunes siguiente, para que lo viese el cirujano que lo había operado. A ninguno de ellos les gustó el aspecto del bulto. Le recetaron otro tratamiento y le dijeron a mi marido que el Thor tenía que tomarlo, sí o sí. Pero es dificilísimo dárselo porque cierra la boca y no hay forma y, si lo consigues engañar, mezclándoselo con una comida distinta, a la toma siguiente, ya no hay manera.

Hoy, según me dijo mi marido, logró darle las pastillas con un poco de leche. Fue lo único que ha comido y bebido.

Ahora, hace unos minutos, mi hijo lo ha sacado a fuera. El resto del día lo pasó tumbado en el sofá.

Todos en casa lo estamos pasando muy mal. El Thor es un perro que se hace querer. Es muy expresivo y deja ver sus emociones, tanto si está contento como si está triste. Últimamente, solo se ve contento cuando ve a Javi, mi nieto, a sus amigos o a gente nueva. Pero con nosotros, se muestra apagado y triste.

Le he dicho, tanto a mi hijo como a mi nieto, que nos tenemos que ir haciendo a la idea de que el Thor se nos va a ir muy pronto.

Es increíble como un animal, un perro, te puede dar tanto y lo que puede doler cuando sufren o que nos dejen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario